Ingbert, el calcetín, solicita un puesto como contrabajista en la Ópera Estatal de Viena. Mala idea.